Cómo elegir el mejor nombre de dominio para tu proyecto

Los primeros pasos a la hora de iniciar un nuevo camino suelen estar llenos de dudas, elegir un nombre de dominio cuando iniciamos nuestra ruta online, puede que también llene nuestra cabeza de interrogantes.

A continuación algunas reflexiones para facilitar la tarea de escoger el mejor nombre de dominio para tu proyecto.

Sobre la elección de nombre de dominio

Me gustaría señalar en relación a esto que el «dominio perfecto» no existe y que siempre son muchos los nombres de dominio que pueden acometer bien su función sin ningún tipo de problema.

Desde mi punto de vista, lo más importante entonces sería, no tanto dar con las palabras perfectas, sino más bien no cometer errores (previsibles) que luego puedan resultarnos problemáticos.

Aquí van las indicaciones básicas para escoger un buen nombre de dominio.

Inicialmente existen 3 líneas de trabajo a la hora de escoger un dominio y tienen que ver sobre todo en cómo ves tu proyecto dentro de unos años.

1. Marca personal

Esta viene dada por el uso del nombre propio, bien sea nombre y apellido, apellidos, o a cualquier otra identificación a nuestra persona por la que seamos conocidos, en definitiva, el nombre que mejor referencia nuestra propia marca personal.

La principal ventaja es que resulta único y que parte ya con tu propio aval profesional previo, el principal inconveniente es que resulta difícilmente transferible en caso de que tu proyecto cambie.

Algún ejemplo de esta fórmula:

  • jordisolem.com
  • elenavidal.com
  • josecantero.com
  • etc…

2. Nombre corporativo

Viene siendo la creación de una marca sin identificación personal, es la fórmula más extendida en los negocios y seguro que conoces muchos ejemplos.

La principal ventaja es que resulta fácil de transferir si el negocio prospera y lo quieres ampliar o vender, el principal inconveniente es que crear una marca desde cero es un proceso lento.

Algún ejemplo de esta fórmula en el ámbito de la formación:

  • platzi.com
  • udemy.com
  • mooc.es
  • etc…

3. Temática con palabras clave

Otra opción sería ir directamente a lo que ofrecemos considerando los dos pilares sobre los que debería sustentarse nuestra oferta: para quien la ofrecemos y que valor diferencial tiene esto en el mercado.

Se trataría de encontrar las palabras idóneas dentro de este esquema, donde el beneficio aportado, suele ser lo más importante.

  1. QUE ofrecemos.
  2. Para QUIEN lo ofrecemos
  3. Cuál es el principal VALOR o beneficio de lo que ofrecemos.

La principal ventaja de esta fórmula es que facilita su identificación, el principal inconveniente es que se aleja del concepto de marca. Esta suele ser la opción preferida de los amantes del SEO, donde palabras clave se instalan en el propio dominio.

Algún ejemplo de esta fórmula:

  • aulafacil.com (QUE + VALOR)
  • educaweb.com (QUE + VALOR)
  • aprendergratis.es (QUE + VALOR)
  • etc…

Otra opción también válida sería combinar varias de estas fórmulas, de este modo tendríamos dominios como los siguientes:

  • cursosfemxa.es
  • formacion-dka.es
  • coursera.org
  • etc…

Analizar a la competencia

Si aún después de estudiar las distintas vías por las que podemos escoger un nombre de dominio, aún no lo tenemos claro, otra opción válida e inspiradora podría ser analizar como resuelve esta cuestión nuestra competencia directa.

Por ejemplo, si lo que vamos a iniciar es una academia online para preparar oposiciones, buscaríamos proyectos semejantes:

  • formacion-oposiciones.com
  • laboraliaformacion.es
  • landlformacion.es
  • opositer.edu.es
  • campuseducacion.com
  • arandaformacion.com
  • rededuca.net
  • etc…

De este modo y sin temor a equivocarnos, podríamos imitar de alguna forma a nuestra competencia.

Evitar problemas previsibles

A partir de aquí lo único que nos quedaría sería identificar una serie de cuestiones básicas que dificultarían la función de un dominio, para evitar de este modo problemas previsibles.

La opción ideal es que resulte fácilmente memorizable y que no suscite ningún tipo de duda sobre cómo se escribe, de este modo deberíamos:

  • Evitar caracteres especiales como eñes, cedillas, acentos, etc.
  • Evitar dudas de escritura, con b o con v? guión alto o guión bajo? etc.
  • No usar dos letras o vocales iguales sucesivas. Esto genera dudas.
  • Evitar números, dado que existen dos posibilidades de escribirlos y por lo tanto siempre llevan implícita una duda.
  • Evitar una longitud excesiva, como por ejemplo más de 15 caracteres.
  • Evitar nombres difíciles de memorizar, esto es, aquellos que necesariamente hay que apuntarlos.

En fin, pues con todas estas ideas se trata de encontrar una de las muchas opciones que seguro han de funcionar bien.

La prueba final

La prueba final a la que yo me remito siempre es la siguiente:

Imaginate que estás diciéndole a un potencial cliente tuyo, el dominio de tu web para que encuentre allí la información deseada.

A continuación visualiza la cara que se le queda y que es lo que hace:

  1. ¿Asiente con la cabeza y una sonrisa?
  2. ¿Busca un papel para anotar?
  3. ¿Te devuelve una pregunta?

Bien, espero que esta información te haya resultado inspiradora.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.